Los TPV son herramientas profesionales que tienen por fin cobrar a los clientes, gestionar los pagos o administrar todas las transacciones, entre otras funcionalidades. Sin embargo, existen alternativas a estas herramientas, que se han convertido en elementos esenciales de la empresa. A continuación, os explicamos cómo funcionan PayPal y Stripe.

PayPal

En los inicios de internet había mucha inseguridad en los pagos, llegándose a cometer fraudes, incidencias o retrasos indebidos. PayPal surgió para dar solución a esos problemas, constituyendo un servicio que tenía el objetivo de instaurar las transacciones comerciales seguras en internet. Así es cómo ha llegado hasta el día de hoy.

PayPal ofrece la posibilidad a todos sus usuarios de vincular una tarjeta, una cuenta bancaria o inyectar dinero en tu cuenta de PayPal directamente. En este caso, para las empresas puede ser un engorro utilizar este servicio porque tienen que operar como productos y servicios, lo que implica más y más comisiones ¡Cómo si tuviéramos pocas!

Para quien paga a través de este medio, pocas veces se le cobra comisión, pero vayamos con quien recibe el pago. PayPal diferencia según lo que facturemos el mes anterior inmediato:

  • Menos de 2500€-> 3,4% + tarifa fija.
  • Entre 2500,01€ y 10000€-> 2,9% + tarifa fija.
  • Entre 10.000,01€ y 50.000€-> 2,7% + tarifa fija.
  • Entre 50.000,01€ y 100.000€-> 2,4% + tarifa fija.
  • Más de 100.000€> 1,9% + tarifa fija.

Además, se cobra una comisión dependiendo de dónde sea el consumidor o con qué moneda pague.

En relación al comprador, mucho cuidado con pagar con PayPal y que no haya suficiente dinero en tu cuenta o tarjeta, ya que PayPal pondrá el dinero y será como un préstamo. En este caso, PayPal cobra una comisión bastante alta, llegando a transformarse en una pesadilla, como, por ejemplo, una compra de 30€, puede convertirse en 90€.

Stripe

Este método de pago es bastante más joven que PayPal, pero viene dando muchísima guerra y puede plantar cara a éste. En este caso, con Stripe no necesitaremos tarjeta para pagar de forma online porque nuestra cuenta irá asociada con la que tenemos en el banco. La principal diferencia que radica con PayPal, es que no hace falta estar registrado en Stripe para poder usarlo.

Por otro lado, este servicio puede acarrearnos bastantes dolores de cabeza porque nuestro dinero puede quedar retenido fácilmente, si hay algún problema.

Artículos sugeridos: